El uso y mantenimiento de un ambientador es muy sencillo siempre que se sigan las instrucciones de uso y las normas de seguridad. Después de sacar el aparato de su embalaje, Es esencial leer las instrucciones y la información proporcionada por el fabricante.