Pero sí, caballeros, tienen derecho a mostrar con orgullo su última adquisición y a despertar la curiosidad de sus interlocutores. Vale, vale, estamos hablando de un brazalete Pero se dice que todo está en los detalles. Para ello, elija su mano dominante, que le permitirá destacar su accesorio a la menor oportunidad.