En un clima templado, una persona promedio pasa más de 2 litros de agua corporal por día. El cuerpo pierde más de un litro de agua corporal al día a través de la orina, y la misma cantidad a través del sudor, las heces y la respiración (como lo revela la niebla en un espejo cerca de la boca).