En primer lugar, recuerde mirar el pronóstico del tiempo antes de desempaquetar el equipo y empezar a montar la pérgola: es mejor instalarla cuando hace buen tiempo que cuando llueve o hace viento. ¡Así que no complique su tarea! Después, planea participar en el montaje de tu pérgola. A menudo es necesario tener al menos dos personas para que la nivelación de los diferentes elementos y su fijación sea más fácil y segura para los aficionados al bricolaje. Además, para arreglar su pérgola, es importante usar sólo sujetadores de acero inoxidable que no se verá amenazada por la corrosión. Último consejo: si aún no ha comprado su pérgola y está dudando entre las ofertas, elija un modelo con patas ajustables que le permita ajustar los niveles con mayor facilidad, así como una pérgola de madera certificada que sea resistente a la putrefacción, duradera y tratada contra las termitas, el moho y los hongos. Esto le asegurará la calidad del producto y una mayor durabilidad que un modelo de gama baja.