Cuando llega un bebé, sólo queremos una cosa: darle lo mejor de todo para que crezca y florezca en condiciones ideales. Y la botella no es un objeto insignificante, porque… te servirá día y noche para alimentar a tu bebé recién nacido. Condiciona la buena digestión de la leche, permitiendo que el niño succione sin dificultad, sin tragar demasiado aire, y con la leche fluyendo a la velocidad adecuada. Entonces, ¿qué botella elegir?